Rebeca Khamlichi: Tatuajes, maquillaje y lienzos

View in English

Rebeca Khamlichi, la primera nawta. Rebeca Khamlichi es tímida. “Estoy muy nerviosa” me dice. Ríe sin parar y te mira siempre como si hubieses preguntado algo interesante.

La verdad, fue fácil elegir su ‘creaversation’ para el lanzamiento de nawta, porque es un vivo ejemplo de lo que queremos transmitir. Su casa de Madrid es como un desván soñado al alimón por Amelie y David Lynch. Allí conviven un caballito antiguo de carrusel, un sillón de una vieja barbería y un corazón de cristal encerrado en una jaula.

La gran terraza también está llena de rincones imposibles –Un “Parque Jurásico” montado entre macetas- y de personajes de cuento, como su perro. “Se llama Señor Antonio. Le pega. Esta es su vida. Siempre tumbado” comenta divertida. Hablamos de sus tatuajes. El mexicano Chanok es el artista al que confía los dibujos sobre su piel. También hablamos, por supuesto, de sus horas delante del lienzo, de sus manías con los colores.

Para el más ingenuo Rebeca Khamlichi y sus pinturas son caramelos de colores que prometen fantasía. Pero lo que atrae de su pintura es lo que hay detrás. Un reverso tenebroso en sus figuras y en las historias que cuenta. Una mancha oscura que no se ve, sólo se siente. Muchos hablarán de sus perfectos colores y la línea cuidadísima de sus personajes.

También comentarán sus influencias ‘manga’ y su sorprendente gusto por la copla, pero es esa corazonada de que algo no marcha bien entre los protagonistas de sus cuadros la que la hace diferente.

… Join the creaversation (y conoce a otros nawtas)